Qualitas es consciente del miedo que puedan tener muchos de los conductores a la hora de realizar viajes largos con sus bebés, por eso os damos algunos consejos básicos para hacerlos seguros.

Lo principal es evitar trayectos muy largos, intentando que no superen las 5 ó 6 horas. Hay que evitar las horas punta donde haya una gran aglomeración de vehículos. Estudiar el trayecto antes de salir y prever dónde se pueden necesitar repostajes de gasolina. El viaje debe ser placentero y entretenido mostrándole al bebé interés por los paisajes.

Ya dentro del coche hay que sentar al bebé en un asiento especial homologado y correctamente atado al asiento trasero. El asiento suele envolver al niño por lo que no es aconsejable abrigarle en exceso y sí comprobar periódicamente la temperatura corporal que tenga.

En caso de hacer excesivo calor se puede usar el aire acondicionado pero siempre manteniéndolo en temperaturas no muy bajas e intentando no abusar de su uso.

Una vez iniciada la marcha se recomienda hacer paradas cada cierto tiempo (cada hora y media o dos como máximo) donde poder sacar al bebé de la silla y poder cambiarle de pañal si fuera necesario. Estas paradas se recomienda realizarlas en sitios alejados de la carretera, con espacio suficiente y con buena visibilidad. En casi todas las carreteras españolas existen áreas de servicio y descanso idóneas para estas paradas. Se pueden aprovechar estos descansos para jugar o darle de comer.

Para que esté entretenido durante el viaje se puede poner música en el reproductor. Los juguetes que se le den deben ser blandos y sin aristas para evitar posibles riesgos y no darles todos a la vez para poder ofrecerle uno nuevo cuando su atención en uno de ellos decaiga.

Si el bebé llora lo mejor es parar y atenderle con tranquilidad evitando sacarlo de la sillita en pleno movimiento.

Hay que intentar ser previsores ante posibles inconvenientes y llevar pañales, agua, comida y ropa de sobra.

Por último hay que ser conscientes de que los niños, por muy pequeños que sean, imitan las reacciones y comportamientos de los adultos por lo que hay que intentar conducir de forma relajada y tranquila. En Qualitas aconsejamos contratar la asistencia en viajes si se realizan trayectos largos de forma habitual.