La ciudad alemana de Wolfsburgo es donde Volkswagen tiene afincada una de las más importantes fábricas del grupo. De hecho está considerada como el corazón de Volkswagen, y ya que la fábrica se nutre de la mano de obra de los habitantes de la ciudad, hace tiempo que quiso obsequiarles con un presente. Fue entonces cuando creó el parque automovilístico Autostadt, activo desde el año 2000.

Este parque es una auténtica atracción tanto para los ciudadanos de Wolfsburgo como para los turistas aficionados a los coches, ya que posee varios pabellones que ofrecen un recorrido por la historia del grupo Volkswagen. A ese conjunto de pabellones se ha unido uno que destaca por su espectacular y atractivo diseño: el pabellón Porsche.

El grupo Volkswagen adquirió, el pasado mes de julio, a la prestigiosa marca deportiva, y consciente del impacto mundial que tiene, ha situado su pabellón en el eje central del parque temático, y con 40 metros cuadrados para exposiciones y presentaciones. La arquitectura del voladizo de acceso al pabellón es una de las más bellas construcciones que hayan podido ver, y es una metáfora del espíritu de Porsche. Sus curvas trasmiten dinamismo y velocidad, y la cobertura de acero inoxidable en mate crea la impresión de homogeneidad y ofrece un aspecto distinto según la luz del día que incida sobre ella.

Justo delante del voladizo hay una pequeña laguna que complementa a la perfección el estilo exterior del pabellón. Y en su interior un espacio especialmente creado para sumergir a los visitantes en el universo Porsche y su historia. Una rampa elíptica curva va dirigiéndolos por los distintos espacios, que comienzan por una exhibición del Porsche original de 1948 y se completan con 25 modelos más en gris y a escala 1:3.

Una marca como Porsche merece un pabellón como el que le han construido en el Autostadt de Wolfsburgo, y un seguro de coche como el que ofrece Qualitas Auto merece, al menos, que se pase por nuestra web y compruebe de lo que hablamos.

Vía | Coches.com.