Saber cuánto cuesta cargar un coche eléctrico es fundamental para decidir optar por este tipo de vehículo. En España, tan solo en 2023 sus ventas han aumentado hasta un 70%, tal y como confirman en Diario Motor. Estando cada vez están más presentes en nuestro entorno, desde Qualitas Auto te proponemos conocerlos un poco mejor: cuanto vale cargar un coche eléctrico o qué debes tener en cuenta para su mantenimiento son algunas de las claves que te contamos a continuación. 

Cuánto vale cargar un coche eléctrico

Un coche eléctrico es una buena inversión de futuro. Hay varias opciones para recargar tu vehículo: en casa, en una gasolinera o en un punto de carga. ¿Cuál es más económica?

¿Cuánto cuesta cargar un coche eléctrico en casa?

Al igual que tu coche eléctrico, habilitar un espacio de carga en tu casa también es una inversión. En un principio puede parecer un coste desorbitado, pero no lo es tanto. Instalar un punto de recarga en tu vivienda a largo plazo es la mejor opción que tendrás. 

¿De qué depende dicho precio? La respuesta a esta pregunta está llena de variables:

  • Tipo de vivienda. Si tienes una casa con garaje propio o vives en un edificio con garaje comunitario.
  • Planta donde se encuentra la plaza de garaje. Si vives en un edificio este dato es relevante, al igual que el piso en el que está el contador eléctrico.
  • Distancia entre el cuadro de protecciones y la plaza de garaje. Los metros entre el lugar donde se están los interruptores que protegen la instalación eléctrica hasta tu plaza de garaje.
  • El tipo de terminal. Elegir adecuadamente el tipo de terminal, consiste en tener en cuenta diferentes características. Estas pueden ser, la potencia máxima, querer o no control remoto, o tener acceso al histórico de consumo y carga entre otros.

Teniendo en cuenta factores como los anteriores, el precio se puede dividir entre el tipo de terminal y el coste de instalación. En el primer caso, los precios comienzan alrededor de los 500 euros dependiendo de la empresa. Y de igual forma, el coste de instalación en algunos casos es más económico (desde 700 euros), pero en otros pueden ser más de 1000 euros. 

¿Te parece caro? Pues no lo es tanto, gracias al Programa Moves III. Una iniciativa del Gobierno de España, que da ayudas y subvenciones de hasta un 80% de descuento.

Por último, debes saber que los precios para recargar tu coche en casa dependen de la tarifa que tengas contratada, de los kWh (kilovatios hora) y del horario de tus cargas. Pero como una aproximación se puede decir que por cada carga se gastarán unos 15 euros.

¿Y cuánto cuesta cargar un coche eléctrico en una gasolinera?

Cada vez está más extendido el concepto de electrolinera. Estos establecimientos en los que podrás cargar tu vehículo eléctrico son cada vez más frecuentes, por lo que los precios son bastante moderados.

Actualmente, el precio medio por kWh está entre 0,15€ y 0,79€ el kWh dependiendo del modo de carga. Por lo que en un coche de 50 kWh, el precio de la carga completa oscilaría entre 7,50€ y 39,50€.

Por otro lado, también existen los puntos de carga públicos. Se pueden encontrar tanto en la calle, como en parkings públicos o centros comerciales. El precio de estos varía bastante. Una carga completa puede valer entre 10 y 25 euros.

Como conclusión a una de las dudas más frecuentes: qué opción es más económica, podemos decirte que a largo plazo tener una instalación propia en tu vivienda hará que te ahorres mucho más dinero. En Qualitas Auto creemos que cualquiera de las opciones es acertada, y dependerá mucho de las circunstancias de cada individuo. 

Mantenimiento de coche eléctrico: qué debes saber

Aunque estos coches tienen en común muchas cosas con un vehículo cualquiera, hay otros detalles que debes conocer:

  • La batería de un coche eléctrico hay que cuidarla tanto como cualquier otra. ¿Cómo? Teniendo en cuenta dos aspectos clave:
  1. Hay que tratar de evitar en la medida de lo posible las cargas rápidas. Estas funcionan con mucha potencia y debilitan la batería.
  2. Intentar no conducir con los niveles de batería ni muy altos ni muy bajos. Ni por encima del 90% ni por debajo del 15%.
  • Las revisiones a los coches eléctricos se hacen más espaciadas. Normalmente cada dos años.  A los coches eléctricos no hay que cambiarles el aceite, las bujías o el filtro del aire y combustible. En cambio, sí que hay que prestar atención a los frenos, aunque menos que en un coche tradicional.
  • Tienes que saber que hay dos tipos de coches eléctricos en cuanto a conexión se refiere: los coches conectados (que son aquellos que tienen conexión a Internet), y los no conectados. Esto es muy importante en términos de actualización de software. Si tu coche está conectado a Internet, tienes una ventaja, ya que las actualizaciones del sistema serán de forma remota. Por el contrario, si es un coche más convencional, lo más probable es que tengas que llevarlo a un taller o concesionario para que te actualicen el software.
  • Otro aspecto importante es el seguro. Un coche eléctrico puede tener cualquier tipo de cobertura, desde la más básica hasta una más completa. Pero lo cierto es que desde Qualitas Auto, recomendamos el Seguro a Todo Riesgo. Este incluye todo lo que puedes necesitar en cualquier circunstancia. Además, puedes añadir una cobertura opcional de remolque ilimitado. Gracias a este extra, si tu coche eléctrico se queda sin batería, nunca tendrás que pagar por un traslado a un taller o a un punto de recarga. 

Sabemos que si nunca has tenido un coche eléctrico, al principio puede resultar difícil, pero en realidad no lo es. Este tipo de vehículos están a la orden del día, y el periodo de adaptación ya ha empezado para todos.